Consejos para leer más rápido

‘La mente necesita libros como la espada necesita una piedra de afilar si quiere mantener su agudeza’ decía Tyrion Lannister en la serie de Juego de Tronos.

Leer es importante. Si quieres aumentar tus conocimientos, necesitas leer habitualmente. No importa si son manuales, artículos, enciclopedias, cartas, libros epub o novelas.

Pero, dirás: ¿Con qué tiempo? O ¿Cómo leer más libros? Esa pregunta nos la hacemos todos en algún momento. La respuesta no es otra que: dominar la lectura rápida.

Si entraste en esta publicación es porque quieres aprovechar alguno de los beneficios de la lectura rápida. Te entendemos y por eso mismo reunimos los mejores consejos para leer más rápido.

Consejos para leer más rápido

Según estudios, la velocidad media de lectura está entre 200 y 300 palabras por minuto.

¿Eres capaz de igualar esa cifra? ¿Eres más lento y quieres aumentar el ritmo? Aquí consejos de lectura rápida que te ayudarán a acelerar tu velocidad.

Vista previa del texto

Los avances de las películas y las series existen por un motivo: dar contexto sobre el contenido que encontrará la audiencia.

tecnicas para leer mas rapido

Seguramente te ha pasado que vas a la sala de cine sin ver el tráiler, la película comienza y no entiendes nada. ¿De qué va esto? Te preguntas.

Diferente a cuando ves el avance y tienes noción sobre la trama y los personajes.

Todo se resume en saber qué es lo que te espera. Lo mismo puedes hacer con libros. Antes de leer un tema de un manual o enciclopedia, echa un vistazo superficial. Mira cuáles son los títulos, los subtítulos, las viñetas y puntos más importantes.

Una vez que entres de lleno a la lectura, notarás cómo el ritmo acelera. Todo uniforme, fluido y sin interrupciones.

Entrenar tus ojos

Tus ojos, lamentablemente, no van al mismo ritmo que tus pensamientos.

Esto, aunque suene a algo bueno, en realidad es negativo para nuestras necesidades de lectura rápida. Trae consigo distracciones e interrupciones.

Seguro te ha ocurrido que: comienzas a leer, te cansas y de repente saltas a otra parte. O, haces una pausa mental.

Eso ocurre porque tus ojos van por detrás de tus pensamientos. Algo decepcionante que, tarde o temprano, nos termina abrumando.

Y aunque es casi imposible leer con los ojos al mismo tiempo que nuestros pensamientos, podemos entrenar nuestra visión para que leer de manera fluida, sin detenerse y eliminando los elementos distractores que nos interrumpen.

¿Qué puedes hacer? Leer oraciones sin detenerte en las palabras. Al principio no entenderás mucho, pero no pasa nada. Solo estamos entrenando los ojos. Luego notarás cómo tu capacidad de lectura y comprensión mejora.

No leer en voz alta

Es una mala costumbre que tienen algunas personas. Leer en voz alta moviendo los labios. No importa si surge de manera inconsciente, necesitas detenerlo. Afecta tu ritmo de lectura, disminuye tu concentración y comprensión.

Elimina tu monólogo interno

Entendamos algo: no es lo mismo escuchar tus pensamientos de lectura que pensamientos, por ejemplo, de qué quieres comer en la cena. Son monólogos diferentes. Uno está bien, el otro está mal.

Escuchar tu monólogo de cosas cotidianas y banales interrumpe tu concentración y por ende afecta tu velocidad de lectura. Mientras menos pensamientos externos aparezcan en tu mente, mejor.

No vuelvas atrás

Cuando no comprendemos la información de una seguidilla de palabras, hacemos algo: volvemos atrás y leemos de nuevo.

Todo bien con ello, excepto que no deberías hacerlo.

Hay otras formas de recuperar esa información. Por ejemplo, cuando bajes a leer el siguiente párrafo mira de reojo. No hagas pausas ni interrumpas tu ritmo.

No todas las oraciones son importantes. Sacrifica las menos relevantes, aquellas de las que puedas prescindir, para recuperar tiempo.

Encontrar una buena posición

La posición como leemos influye, y mucho, en nuestra velocidad de lectura. La incomodidad es uno de los elementos más letales de una mala lectura.

lectura rapida

¿Qué necesitas?

  • Buscar un lugar tranquilo
  • Eliminar la entrada de ruidos
  • Tomar la postura correcta (cuerpo firme, sentado, mirada fija al libro)
  • Tener buena iluminación

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *