Seducir, más que una actitud, es un arte. Es una combinación perfecta entre tu personalidad y tu apariencia, creando una conexión entre dos personas. Pero esto irá acompañado