A lo largo de la vida siempre nos han dicho que las cosas que enamoran a una mujer solo son las cosas materiales, y que esto es lo